Como lo hemos mencionado anteriormente existen múltiples razones para llevar tu idea a Internet con una página web; empezando por lograr una mayor exposición de tus servicios o productos hacia tu usuario meta; captar nuevos clientes potenciales y llegar a todas partes del mundo. De igual manera, hará que tu negocio se presente como algo más formal y completo, lo que brindará confianza y seguridad a tus clientes.

Muchos son los que se resisten a dar el paso de crear un sitio web por temor a lo difícil que puede llegar a ser; sin embargo, existen muchas empresas que pueden ayudarte a que este proceso sea mucho más sencillo. Deberás elaborar previamente una investigación de tu mercado y una buena planeación, para de esta manera tu sitio pueda reflejar lo que deseas y tenga una excelente funcionalidad con base en tus metas establecidas.

Según el Estudio de Consumo de Medios y Dispositivos entre Internautas Mexicanos 2018 de la IAB México, existen 72.7 millones de usuarios en línea, de los cuales 7 de cada 10 realizan compras por medio de páginas web. Lo que nos hace notar, que al no estar “en línea” nos estaríamos perdiendo de muchas posibles oportunidades.

Una vez que decidas dar el paso y crear tu sitio, es importante que conozcas cuáles son algunos de los pasos imprescindibles para este proceso, pues al igual que un gran edificio, requiere de ciertos procesos que son piezas fundamentales para el resultado final.

Deberás tener en mente que tu sitio web se convertirá en el principal medio de comunicación para tus clientes actuales y los futuros usuarios potenciales. Por lo que es importante reflejar de manera correcta la imagen de la empresa, hablar el mismo idioma de nuestros clientes y prestarle la atención que merece a cada una de estas etapas, detalles y seguimiento posterior, para asegurar el camino hacia una página web exitosa.

A continuación, te explicaremos cuáles son algunas de estas etapas y por qué cada una de ellas es muy importante:

  • Investigación, definición y aprendizaje

Antes de empezar a crear, deberás dar un paso atrás y ver todo el panorama existente. La investigación es uno de los puntos más importantes al momento de crear tu Sitio Web, ya que gracias a esto, podrás observar qué es lo que está sucediendo en Internet y qué es lo que está haciendo ahora tu competencia. Deberás descubrir cuál es tu nicho de mercado, es decir, ¿quién es tu audiencia?, de esta manera determinarás cuál será el tipo de lenguaje y diseño que utilizarás para dirigirte a tus usuarios, pues no es lo mismo un público de 16 a 25 años que uno de 38 a 56.

Deberás establecer un objetivo claro para tu empresa, ya sea el de ofrecer un servicio, un producto o simplemente brindar información al usuario. Al igual que un propósito, como lo es el elevar las ventas, dar a conocer tu proyecto o simplemente tener acceso a la información de tu empresa en línea. Estos mismos, pasarán por un proceso de lluvia de ideas iniciales hasta aterrizarlos a objetivos y propósitos que sean específicos, reales y medibles.

Recuerda que estarás en el proceso indicado para recopilar e investigar toda la información posible, que pueda serte de ayuda en un futuro y que te ayude a empaparte más del tema. Un ejemplo de esto puede ser analizar cuáles son los errores que está cometiendo tu competencia, para de esta manera tratar de evitar caer en los mismos.

  1. Planificación

Antes de acudir con algún diseñador o desarrollador para pedir su apoyo es necesario que hayas completado la primera etapa de investigación, definición y aprendizaje, pues deberás estar listo para responder a las preguntas que te hagan y brindarles las guías necesarias para que puedan comenzar con el proyecto.

La siguiente información :

Crear un mapa de sitio: En este mapa definirás la temática de tu sitio, qué secciones específicas tendrá tu página web. Deberás establecer cuál de estas secciones será la más importante y podrás dar una idea más clara a tus colaboradores de cómo deberá ser el funcionamiento de tu página.

Tecnologías requeridas: Deberás definir qué funcionalidades tendrá tu página web , si es que tendrá formularios interactivos, carrito de compra, animaciones con flash, etc.

Diseño móvil (Responsive): Tu sitio web deberá poder visualizarse a través de cualquier dispositivo del que disponga el usuario, y su diseño no deberá perder forma o funcionalidad.

Creación de bocetos: Si tienes una idea visual de cómo debería lucir tu sitio, realiza un boceto en el que hagas resaltar los puntos importantes o ideas que quisieras adaptar a tu página, esto servirá como un apoyo en caso de que contrates a alguien que te apoye en el diseño y desarrollo de tu web.

  1. Registra tu Dominio y contrata un Hosting Web

Dominio: La dirección de tu sitio web o nombre de dominio es un punto muy importante para el éxito de tu página, pues es necesario que esté directamente relacionado con tu proyecto y el sector de tu empresa; de igual manera el dominio correcto te ayudará a potencializar la manera en la que apareces en los buscadores en línea.

Busca que el nombre de tu sitio sea algo corto, creativo y fácil de recordar, de esta manera será mucho más fácil que te encuentren de inmediato. Puedes optar con utilizar el nombre de tu marca o algo que esté directamente relacionado y llame la atención. ¡Comprueba su disponibilidad y registra!

Hosting: Si no tienes muy claro lo que es el Hosting, te lo explicaremos de una manera sumamente sencilla. Imagina que quieres construir una casa desde cero, lo primero que necesitarías sería el terreno, es este mismo terreno el equivalente a un Hospedaje Web, ya que es el lugar en donde se albergará tu Sitio Web. La construcción de la casa y los muebles que la conforman, serían el equivalente a tu diseño y desarrollo web y la dirección de tu casa sería el equivalente a el nombre de tu Dominio.

Es este “espacio virtual” el que se encargará de almacenar toda tu información y administrar cada uno de los elementos de tu página web, gracias al Hosting también es posible contar con otros servicios como lo es el correo personalizado. Dependiendo de las características de tu casa es el terreno que comprarías, y del mismo modo, dependiendo del tipo de página web que desees será el tipo de Hospedaje Web que deberás contratar. Existen diferentes planes que se adaptarán a tus necesidades, únicamente debes informarte con tu proveedor y encontrar el indicado para tí y tu proyecto. ¡Conoce nuestros Planes de Hospedaje!

  1. Diseño

En este paso es donde todas tus ideas podrán comenzar a tomar forma, y es aquí donde deberás decidir si vas a contratar a un diseñador y programador web que te apoyen en el proceso de construcción de tu sitio, de lo contrario podrás buscar alguna herramienta de plantillas que se adecúe a tus necesidades o en caso de tener el conocimiento, realizarlo tú mismo.

Sin importar cuál sea tu elección, deberás asegurarte de tener bien definido el aspecto que tendrá tu sitio, apoyándote de los pasos anteriores y el mapa que construiste, al igual que los bocetos y la estructura preestablecida. Deberás definir secciones, colores, posiciones e incluso tipografías que vayan de acuerdo a tu concepto general. Para esto es importante conocer bien a tu público y lo que deseas transmitir, en caso de tener un diseñador contigo, puedes apoyarte en su conocimiento y pedirle sugerencias. De igual modo debes recordar qué elementos deseas destacar, y cuáles pueden estar más ocultos; también deberás decidir si te ayudarás de fotografías o utilizarás únicamente ilustraciones de apoyo.

Dentro de esta etapa deberás hacer todos los cambios necesarios antes de pasar a la etapa de desarrollo, si te encuentras trabajando con diseñadores expertos, ellos te entregarán  bocetos o previews en distintas etapas del proceso para que puedas hacer comentarios y cambios al respecto. Recuerda que una vez aceptada una propuesta te será más costoso hacer cambios en el futuro por lo que es importante aprovechar y definir a detalle lo que deseas en este momento.

  1. Desarrollo y primeras pruebas

Una vez aprobada la estructura y el diseño final, es momento de que el desarrollador se encargue de que esto pueda volverse una realidad, desde montar los elementos gráficos hasta poder hacerlos interactivos y funcionales en el sitio. Los elementos como gráficos e imágenes deberán tener una buena calidad para que el resultado sea el esperado. Es posible que durante el proceso de desarrollo deban hacerse algunos cambios en el diseño por cuestiones de funcionalidad, es por esto mismo, que deberás hacer pruebas constantes y revisar que todas las secciones funcionen de manera correcta. El desarrollador se encargará de realizar las primeras pruebas y deberán comprobar que no existan errores; como por ejemplo, en el caso de una tienda en línea que no se muestren problemas al momento de agregar productos al carrito, o que no se presente algún otro tipo de error como que el sitio no cargue rápido o la imagen se congele, ya que este tipo de errores puede arruinar por completo la experiencia de tus clientes.

Cuando el sitio de testing quede aprobado, todos los archivos y el código se cargará en el servidor correspondiente para poder lanzar el sitio en la web. Deberás procurar que tu sitio sea responsive, esto quiere decir que funcionará de la misma manera en una computadora y en un dispositivo móvil.

Otro detalle a considerar es el Hosting contratado ya que dependiendo de esto, tu sitio puede presentar problemas a causa de algún fallo en el servidor, para esto, asegúrate de contratar el Plan adecuado para las necesidades de tu Sitio Web.

6. Lanzamiento y evaluación

Una vez que se haya verificado cada detalle de la programación, el desarrollador se encargará de subir la información al servidor asociado al Hosting del cliente, de este modo su sitio web  quedará oficialmente publicado.

Teniendo el sitio en línea será momento de atraer a tu audiencia hacia él y serán sus primeras semanas las que funcionarán para evaluar su rendimiento con los clientes, apoyándonos de herramientas como Google Analytics al igual que de los comentarios del mismo cliente que visita la página, pues serán ellos los primeros en identificar si existen errores o detalles que no habías considerado.

Con la información obtenida podrás evaluar si es necesario hacer algún cambio en el sitio que ayude a los usuarios a que su experiencia sea más sencilla y atractiva.

  1. Mantenimiento

Al igual que la creación del sitio es importante no descuidar su mantenimiento, esto puede estar a cargo de tu mismo equipo de desarrollo y diseño o bien que sean ellos quienes te otorguen la información necesaria para poder editar tu sitio y agregar información nueva. Al igual que el ejemplo de la construcción de un inmueble, un sitio web también requiere cierta atención luego de ser entregado pues es necesario optimizarlo y hacer actualizaciones, al igual que buscar la manera de mejorar su posicionamiento en los distintos buscadores de Internet.

Deberás hacer evaluaciones periódicas e identificar cuáles son las áreas que pueden mejorarse y qué es lo que más atrae a tu audiencia para potencializarlo. Desarrolla distintas estrategias de marketing para atraer a tu público y crea promociones que sean llamativas, tu página web será la clave para tu éxito en línea.

En NEUBOX podrás encontrar los servicios necesarios para llevar tu proyecto a Internet desde Hosting, Dominios, VPS y herramientas para el diseño de tu sitio como Site Maker.

¿Qué esperas?

¡Emprende con un Sitio Web en NEUBOX!