Si tu lugar de trabajo te agobia, te sientes malhumorado y has perdido la motivación, quizá sea momento de hacer algunos cambios. No importa que seas trabajador independiente o empleado de alguna empresa, todos debemos aspirar a tener una vida feliz y saludable. De hecho, muchas personas buscan recibir algún tipo de asesoramiento para conseguirlo y prueba de ello, es que el mercado está saturado de guías de autoayuda, audiolibros o seminarios de motivación.

Si eres empresario, es muy importante que desarrolles un programa acertado de bienestar, para que tu equipo de trabajo se sienta comprometido. Para lograrlo, debes tener iniciativas nuevas y divertidas, además de estar al pendiente de lo que tu equipo valora más. Las empresas con personal sano y feliz son las que tienen los niveles más altos de productividad.

Una forma de promover el bienestar, es asegurándote que tus empleados cuenten con un espacio de trabajo que los haga sentir cómodos, de lo contrario cualquier brote de creatividad, buen desempeño, compromiso e innovación, quedará anulado.

Diseña tu oficina pensando en la salud física y mental de tus empleados. Asegúrate que sus espacios de trabajo cuenten con mucha luz natural. La incorporación de plantas en el lugar de trabajo también es importante, ya que limpian el aire y ayudan a refrescar la mente, reduciendo los dolores de cabeza y la fatiga.

Aquí te mostramos algunos consejos que te pueden ayudar a tener una vida feliz y saludable en tu lugar de trabajo:

Despiértate a una hora razonable

Es una buena idea despertar antes de lo que sea necesario, no empieces tu día corriendo porque vas retrasado. Si tienes una cita a las diez, levántate a las siete, para que tengas tiempo de hacer un poco de ejercicio, tomar una ducha y desayunar antes de salir de casa.

Piensa en algo que te haga sentir motivado

Una vez que se activa la alarma y tienes la confusión inicial de “¿Uf, y ahora qué hago?” es momento de pensar en algo importante o excitante que está pasando en tu vida. Sí, puede sonar bastante trivial, pero es algo muy útil. Puede ser tan simple como, “¡Oh, sí! Es jueves y debo prepararme para la conferencia que impartiré mañana!”

Mírate en el espejo

De seguro has visto a personas en las películas y en programas de televisión que se miran en el espejo cada mañana y dicen cosas como: “Eres impresionante!” o “Tú puedes hacerlo”. Para algunos puede ser algo relativamente loco, pero de verdad sirve de ayuda. Si no te puedes decir que eres bueno en algo y realmente creerlo, ¿por qué deberías creerle a otra persona que te lo dice?

Desayuna

El desayuno es algo esencial que muchos suelen omitir, así que asegúrate de comer algo. Un poco de yogur, fruta de temporada y tal vez una barra de granola. Recuerda que necesitas energía para pasar la mañana y que una taza de café no es un desayuno.

Haz una lista de qué-hacer para cada día

Si trabajas principalmente desde casa, es de mucha ayuda saber lo que debes hacer a lo largo del día. Incluso si trabajas en una oficina, debes tener algún tipo de programa a seguir. Establece un calendario en tu teléfono inteligente o en una libreta, pero debes hazlo, de lo contrario, terminarás olvidando algo importante.

Dirígete a tu trabajo de forma segura

Tal vez no trabajes principalmente desde casa. Si conduces, vas en bicicleta, tomas el autobús o el metro, debes hacerlo de una manera segura. Esta también es una razón de peso para que te leventes temprano. Salir con prisas, puede llevarte a conducir con exceso de velocidad, lo que puede provocar que sufras algún percance en el camino, haciéndote llegar aún más tarde, arruinar tus planes del día o algo peor.

Tómate un descanso de forma periódica

¡Aléjate de tu escritorio! Asegúrate de caminar por un tiempo lejos de tu lugar de trabajo. Vas a terminar frustrado si te quedas allí mirando sin parar a tu monitor. Levántate durante cinco o diez minutos cada dos o tres horas para no estar todo el día sentado. También es necesario tomar un descanso y darte el tiempo de comer. No comas sentado en tu escritorio frente al monitor, es muy mala práctica.

Resuelve los pendientes tanto como sea posible antes de que termine tu jornada laboral

Todos sabemos que algunos días te quedarás a trabajar más tarde de lo esperado, pero no lo conviertas en un hábito o se puede asumir que trabajas doce horas cada día a pesar de que sólo te pagan por ocho. Debes hacer la mayor cantidad de cosas posibles cada día, pero trata de salir a tiempo. Siempre hay un mañana.

Deja de consumir bocadillos de baja calidad

Si consumes o le ofreces a tu equipo bocadillos o comidas sin valor nutricional, haz el cambio y mejor ofrece alternativas más saludables. Comienza con dejar de facilitar refrescos y bebidas azucaradas. El consumo regular de bebidas azucaradas y endulzadas artificialmente es perjudicial para nuestra salud. Debes contar con alternativas más saludables como tés mínimamente azucarados y aguas de frutas.

Respira profundamente y cuenta hasta 10 cuando algo empieza a molestarte

Pueden ser los compañeros de trabajo, clientes, cosas que no van tan bien como deberían… en realidad hay muchas cosas que pueden volverte loco. No debes sentirte frustrado de forma instantánea con alguien o algo, por lo que debes tomar una respiración profunda a medida que mentalmente cuentas hasta diez, antes de decir algo que puedas lamentar. Lo más probable, es que lo que te está molestando no es tan malo como piensas que es.

Disfruta de un hobby después del trabajo

Puede ser un paseo en bicicleta, leer una novela, ver una película o serie. Es una buena idea tener algún tipo de actividad que nos provoque placer, aparte del trabajo. Debes invertir una o dos horas haciendo esas actividades, para ayudar a que tu mente esté fuera del trabajo.

  • Sonríe más
  • Rodéate de buena compañía
  • Encuentra a alguien para amar y que te ame
  • Disfruta de la naturaleza y el aire libre
  • Hazte un tiempo para los viajes y aventuras
  • Busca a la gente, lugares y situaciones que te harán sentir mejor por dentro y sonreír por fuera
  • Liquida cualquier deuda que tengas y una vez que lo consigas, hacer un esfuerzo para mantenerte al margen
  • Busca y sigue tu pasión
  • Ahorra un poco más a menudo
  • Llena tu vida con las cosas y las personas que te apasionan
  • Ayuda a los demás
  • Haz algo libremente, recuerda que todos tenemos un niño interior
  • Sueña en grande e invierte tiempo, energía y esfuerzo para que esos sueños se vuelvan realidad
  • Come más frutas y verduras
  • Menos azúcar y menos productos procesados
  • Encuentra una forma de ejercicio o deporte que te guste y que sea compatible con la buena salud
  • Haz que el ejercicio y la buena nutrición sean tus hábitos de vida
  • Evita el estrés y preocúpate menos
  • Asegúrate de que tu programa de ejercicio se adapte a los objetivos personales y que sea compatible con tu tipo de cuerpo
  • Camina más
  • Usa las escaleras más a menudo
  • Mejora tu postura
  • Disfruta de los buenos momentos, ya que no duran para siempre
  • Tómate un tiempo para la familia y amigos
  • Nunca dejes de aprender
  • Juzga menos a los demás
  • Aprender a decir sí sin vacilación
  • Aprende a decir no sin que sientas remordimiento
  • Evita a las personas conflictivas
  • Lee más
  • No estés con personas chismosas o que critican u odian todo, pueden mermar tu energía
  • Usa menos tu teléfono inteligente y platica más con las personas
  • Encuentra y logra tus propósitos

Te garantizamos que implementando estos consejos en tu rutina diaria, lograrás sentirte más feliz y entusiasmado con las posibilidades que trae cada día.