Todos sabemos que una de las cosas más difíciles de superar a la hora de buscar un empleo, es la entrevista de trabajo. De hecho, convertirse en el candidato elegido para ocupar una vacante de empleo es todo un logro. Desafortunadamente, una de las razones por las que podemos fallar a la hora de enfrentar una entrevista, es no prepararnos adecuadamente. Nunca asumas que la oferta de trabajo es tuya y que la tienes “en la bolsa” simplemente porque te llamaron para ser entrevistado.

La primera impresión durante una entrevista es determinante: todo lo que proyectas en esa oportunidad, será juzgado como un reflejo de lo que eres y de tu trabajo, porque no te conocen. Y no sólo se trata de ir bien vestido o de responder preguntas difíciles, sino que además, tienes que demostrar que eres la persona ideal para cubrir el puesto. Acá te compartimos algunos puntos importantes a tomar en cuenta.

Errores comunes en una entrevista de trabajo

Parecer desinteresado. Esto molesta demasiado a los empleadores. Si no demuestras interés en obtener el empleo, nadie se interesará en contratarte. Llega a tiempo, vestido apropiadamente y apaga tu celular. Haz preguntas inteligentes que indiquen que has investigado sobre la vacante y evita aquellas que parezcan triviales o que podrían ser respondidas en 30 segundos con una búsqueda en Google o echando un vistazo en el sitio web la empresa. La mayoría de los empleadores tienen más solicitantes de lo que necesitan o desean y si no te notan interesado, simplemente te dejarán ir.

No estar preparado. Si muestras una obvia falta de preparación, perderás de forma inmediata la oportunidad. No podemos engañar a nadie, la falta de conocimiento por lo general se hace evidente al instante. En su lugar: ¡Prepárate! La preparación te ayudará a demostrar que eres el indicado para ocupar el puesto. Además te desempeñarás mejor en la entrevista al estar listo para enfrentar cualquier interrogante. 

Para preparar tu entrevista haz lo siguiente:

  • Analiza la descripción de la vacante y cómo puedes ser el mejor candidato.
  • Intenta conocer las respuestas a las preguntas comunes que te pueden hacer en una entrevista.
  • Investiga sobre la empresa y el empleador.
  • Procura conocer los tiempos para llegar temprano y hacer un buen papel en la entrevista.

Enojarse. Nadie desea contratar a una persona enojada, ya que pueden intimidar a sus compañeros de trabajo o a los clientes o tener una personalidad abusiva. Además no son buenos elementos para un lugar de trabajo feliz o un negocio próspero. Así que si estás enojado por estar desempleado, o por haber sufrido en el trayecto para llegar a la entrevista, o por problemas personales o por cualquier otra cosa, debes desechar la ira antes de la entrevista, al menos temporalmente.

Compartir demasiada información. Hay personas que al responder una pregunta durante una entrevista de trabajo, hablan de más o intentan engañar al entrevistador. No es nada inteligente hacer lo uno o lo otro. Decir mentiras no es nada útil, pero tampoco aburrir al entrevistador con detalles innecesarios o compartir demasiada información. En lugar de eso, trata de ser asertivo y de responder de forma concreta. También puedes finalizar tus respuestas planteando alguna duda pertinente y piensa que si desean conocer más detalles acerca de ti, te lo preguntarán.

Lenguaje corporal negativo. Si nunca sonríes, saludas con un apretón de manos muy débil y no haces contacto visual con tu entrevistador, parecerás una persona demasiado tímida, fuera de lugar o desinteresada. Mejor muestra interés y entusiasmo. Si eres una persona naturalmente tímida o introvertida, expresa tu entusiasmo a tu estilo, pero que sea convincente.

Aquí te mostramos otros errores comunes que debes evitar:

  • Estar demasiado inquieto.
  • Coquetear o tener cualquier otro comportamiento inapropiado.
  • Jugar constantemente con el pelo o tocarse la cara.
  • Mala postura del cuerpo.
  • Cruzar los brazos sobre el pecho.
  • Hacer uso exagerado de gestos con las manos.
  • Ver el reloj o el celular.
  • Explicar demasiado por qué perdiste tu último trabajo, transmitiendo que todavía no lo superas.
  • Mostrar falta de calidez, humor o personalidad. (No exagerar)
  • Concentrarse demasiado sólo en lo que quieres.
  • Querer manejar la entrevista.
  • Fallar al tratar de distinguirte de los demás candidatos.
  • No recopilar información de contacto ni hacer preguntas acerca de cuál es el siguiente paso.

Las estadísticas muestran que cuando se entrevista a gente nueva, el impacto es:

  • 7% de lo que decimos.
  • 38% es la calidad de nuestra voz, la gramática y la confianza en general.
  • 55% de la forma de vestir, actuar y caminar cuando se cruza la puerta.

La ropa:

  • Los colores brillantes distraen mucho.
  • 70% de los empleadores prefieren que los solicitantes no estén demasiado a la moda.
  • 65% de los posibles jefes dijeron que la ropa podría ser el factor decisivo entre dos candidatos similares.

Consejos más comunes acerca de la entrevista de trabajo:

  • Demostrar respeto y cortesía con todas las personas con quienes tengas contacto al llegar a la entrevista, desde el estacionamiento, la recepcionista o presidente de la empresa.
  • Debes conocer bien la organización.
  • Tener un trabajo específico en mente.
  • Revisar cómo está uno para calificar para el trabajo.
  • Debes estar listo para describir brevemente tu experiencia laboral.

Preguntas comunes de los empleadores:

  • Dime acerca de tu experiencia en _________________
  • ¿Por qué deseas trabajar para nosotros?
  • ¿Qué sabes acerca de nuestra compañía?
  • ¿Por qué dejaste tu último trabajo?
  • Cuéntame algo acerca de ti.

Ante todo, no debes sentirte mal. Todo el mundo comete errores y a menudo, no son “fatales” en la búsqueda de empleo. Pero, haz tu mejor esfuerzo para evitar estos errores y así, tu búsqueda de empleo no se prolongará por meses.

Etiquetado en: