Tener una gran idea y reunir a un equipo para llevar ese concepto a la vida empresarial, es el primer paso para crear un negocio exitoso. Mientras que encontrar una idea nueva y única es bastante raro, la capacidad de ejecutar con éxito una idea es lo que separa a los soñadores de los empresarios. Lograr el éxito como empresario requiere mucho trabajo y persistencia, porque no existe una fórmula mágica que otorgue el triunfo instantáneo. Obviamente, el emprendimiento no es para todos. Pero ¿cómo sabes si es para ti? ¿Sueñas con tener tu propio negocio?

A continuación te presentamos algunas cualidades importantes de un emprendedor exitoso.

Grandes condiciones de liderazgo

Cuando alguien necesita una opinión, consejos o ayuda para tomar decisiones ¿Es a ti a quien se dirigen la mayoría de las veces? ¿Has estado en puestos directivos a lo largo de tu carrera? Un líder tiene fuertes habilidades de comunicación y la capacidad de dirigir a un equipo de personas hacia un objetivo común, manteniéndolo motivado, unido y trabajando eficazmente. El líder se gana la confianza y el respeto de su equipo mediante la demostración de cualidades positivas de trabajo. Un líder al que nadie sigue, no es un líder en absoluto.

Amar lo que se hace

La pasión y la perseverancia son fundamentales para mantener una estrategia empresarial en movimiento. La motivación determinará el éxito en cualquier emprendimiento. ¿Hay algo en lo que puedas trabajar una y otra vez, sin aburrirte? ¿Hay algo que has construido y deseas continuar mejorando, una y otra vez? ¿Hay algo que te gusta y quieres seguir haciendo por el resto de tu vida?

Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida. -Confucio.

Un buen sentido de la oportunidad

Se refiere a escoger el mejor momento para poner en marcha tu emprendimiento. Esto es siempre un acto de equilibrio, determinado por un gran número de factores, entre ellos: las altas y bajas de la industria, el éxito o vacilación de los competidores, la disponibilidad de fondos de inicio y tus circunstancias personales (si acaba de nacer tu bebé, tal vez no sea el momento más adecuado para iniciar una nueva empresa).

Para estar listo, debes tener un plan de negocios completo y hacer movimientos decisivos, para conseguir que tu negocio inicie lo más pronto posible. Esto no quiere decir que debas hacer las cosas de forma precipitada, sino que debes tomarte todo el tiempo necesario para desarrollar tu plan, pero sin olvidar que muchos emprendimientos fallan porque se estancan en el desarrollo temprano y nunca logran despegar.

Identifica los problemas que puedes resolver

Para crear un negocio rentable, primero debes identificar los problemas que tus clientes objetivo están experimentando y luego determinar si en realidad los puedes resolver con tu emprendimiento.

Toma de riesgos

Los empresarios son tomadores de riesgos por naturaleza, dispuestos a sumergirse en un futuro de incertidumbre. Pero no todos los tomadores de riesgo son empresarios exitosos. ¿Qué es lo que hace diferente a un empresario exitoso del resto, en términos de riesgo? Los empresarios exitosos pueden arriesgar tiempo y dinero en algo que no es seguro, pero también están preparados con una reserva en fondos y planes para enfrentar esas “incógnitas desconocidas”. Cuando se evalúa el riesgo, un empresario exitoso se preguntará a sí mismo si vale la pena arriesgar su carrera, tiempo y dinero; o qué hará si la empresa no da resultado.

Si alguien ya lo está haciendo ¿cómo mejorarlo?

El tener competencia no es necesariamente algo malo. En realidad puedes estar demostrando que has encontrado un nicho rentable. Pero sí es necesario hacer un análisis exhaustivo de lo que hace la competencia. Luego de averiguar todas las variantes, debes saber si todavía hay oportunidades de sobresalir con tu emprendimiento, de otra forma serás uno más entre la multitud y harás lo que todo mundo hace.

Determinar la rentabilidad del nicho

Este punto es muy importante, ya que no basta con hacer lo que te apasiona, también debes de tener una idea bastante clara acerca de lo que un nicho de negocio puede dejarte. Tal vez no hayas reducido tu lista de temas a trabajar, pero es probable que hayas encontrado algunas opciones que te puedan redituar ganancias.

Iniciar con un presupuesto base

Un error común entre los nuevos emprendedores, es pensar que en algún momento recibirán una gran cantidad de dinero por parte de inversionistas y que eso seguramente bastará para cubrir cualquier gasto. Contar con ello sin tener un presupuesto base, sería algo muy tonto. Se debe tener un plan muy detallado antes de gastar un solo centavo. Si no eres un experto en la elaboración de presupuestos, trata de encontrar ayuda al respecto. Ten en cuenta que una gran cantidad de CEOs tienden a ser más imaginativos y suelen tener un panorama más general de las cosas, así que analizar los números no es una de sus tareas favoritas. Cada área del negocio requiere de una buena planeación y el presupuesto es un factor que debe tener la mayor exactitud posible.

Autodisciplina

No sólo es hablar de dinero, pero sin duda, el ejercicio de auto-control y ajustarse a tu presupuesto es algo esencial. En todo sentido, el funcionamiento de tu propio negocio -especialmente durante la fase de puesta en marcha- requiere disciplina en todas las áreas:

  • Decidir de antemano las metas para cada día, semana y mes, en lugar de decidir a última hora en lo que se va a trabajar.
  • Debes mantener un equilibrio sano entre el emprendimiento y tu vida diaria, tampoco se trata de trabajar bajo un continuo stress para sacar a flote tu negocio. Aunque las nuevas empresas requieren un poco más de tiempo por parte de los fundadores, es necesario decidir qué es lo que se debe lograr de forma inmediata y gestionar las tareas secundarias en plazos de tiempo más holgados. No es necesario hacer todo al mismo tiempo. Aquí, lo más importante es saber cuáles son las prioridades para que el negocio siga su camino.

Adaptabilidad y Flexibilidad

Es bueno ser apasionado o incluso terco en lo que haces, pero ser inflexible sobre las necesidades del cliente o del mercado te conducirá al fracaso. Recuerda, una aventura empresarial no es simplemente hacer lo que crees que es bueno, sino también hacer negocios exitosos a partir de ella. Las necesidades del mercado son dinámicas: los cambios son un fenómeno recurrente. Los empresarios exitosos agradecen todas las sugerencias de optimización o personalización que eleven su oferta y satisfagan las necesidades del cliente. Un producto que desarrolles sólo para ti, se puede calificar como un hobby, pero un producto para el público debe satisfacer las necesidades del mercado.

Habilidades sociales

Si conoces a las personas clave en las altas esferas (“alta” en términos de la posición en su sector o “alta” en términos de una buena inversión para tu negocio), entonces muchas felicidades, tendrás una gran ventaja para tu emprendimiento. Si no las conoces, deberás de aprovechar tu red existente y buscar oportunidades para hacer conexiones con personas poderosas. De cualquier forma, debes tener la capacidad de construir nuevas relaciones y mantener las que ya tienes, esto es importante para la vitalidad de tu negocio.

Una vez que hayas confirmado la viabilidad de un nicho de negocio, empieza a desarrollar tu sitio web (Hospedaje Web, Web Hosting y Alojamiento Web). Es importante que cuente con un blog para generar más tráfico por medio del contenido y tener presencia en las redes sociales, para interactuar con tu comunidad.