Para la mayoría de nosotros, trabajar de forma independiente es como un sueño hecho realidad. El tener la oportunidad de ser nuestro propio jefe, trabajar las horas que deseemos y ser responsables de nuestro propio éxito… suena muy bien -y lo es-pero ser independiente de tiempo completo no es para todo el mundo. Mientras que algunos profesionales independientes logran prosperar, otros descubren que no son tan buenos trabajando solos ya que se acostumbraron a trabajar para una empresa en un horario fijo. 

No eres el único que alguna vez ha pensado en abandonar su empleo de tiempo completo para trabajar por su cuenta. De hecho, justo ahora muchas personas están trabajando de forma independiente y de acuerdo con algunos estudios, se estima que el 60% de ellos decidieron cambiar por elección y no por necesidad. Sin embargo, muchas personas prefieren trabajar tiempo completo en un entorno de oficina tradicional. Quizá sea por el trabajo en equipo y el intercambio de ideas con sus compañeros de oficina o incluso por la posibilidad de poder compartir una broma con el compañero del cubículo de a lado. Tal vez, simplemente no se sienten inclinados a independizarse porque están muy acostumbrados a esa rutina.  

Como en todo, hay quienes no tienen un perfil adecuado para convertirse en profesionales independientes. Así que antes de dar el paso, debes tener en cuenta los siguientes aspectos de la vida de un freelance, para descubrir si trabajar de esta forma te puede funcionar:

  • Trabajarás solo
    El trabajar como freelance puede ser una profesión solitaria. Si bien anteriormente laborabas en medio del ajetreo propio de un entorno de oficina, ahora lo harás desde tu casa, con tu computadora portátil, Mac o PC. En otras palabras, estarás aislado hasta cierto punto y a menos de que te entrevistes con un cliente, te reúnas con tus colegas o compañeros de proyecto, habrá ocasiones en que podrías pasar un día entero sin usar tu voz. Dicho aislamiento puede afectar tu estado de ánimo y tu trabajo. Si estás muy acostumbrado a interactuar con otras personas mientras trabajas, considera compartir una oficina con alguien o rentar un espacio de coworking.
  • Necesitará Autodisciplina
    Al empezar a trabajar de forma independiente, es muy tentador darlo todo y trabajar hasta altas horas de la noche. Pero esas horas de trabajo nocturno, sólo provocarán que te sientas muy cansado y que el levantarse por la mañana resulte muy difícil. Entonces piensa que si estás trabajando para ti, deberías fijar tu propio horario y dormir lo necesario para estar siempre alerta. Recuerda que para estar al pendiente de tus clientes, debes adaptarte a sus horarios y responderles con prontitud, cuando te pidan actualizaciones y que fijes horas de entrega. Es imprescindible que estés disponible cuando te pidan apoyo. 
  • Establecer un horario, objetivos y expectativas
    Ya sea que se encuentres trabajando en un proyecto de última hora o tengas todo el tiempo del mundo, es importante para los trabajadores independientes el establecer los plazos y gestionar las expectativas con los clientes. Determinar cómo se verá el producto final, cuándo será la entrega final y la forma en que se llevará a cabo, ayuda a los freelance a cumplir sus plazos en tiempo y forma, permitiendo así, que los clientes sepan lo que van a obtener.
  • Tienes que tratar con los clientes
    A menos de que hayas adquirido experiencia en la atención al cliente en la empresa donde trabajabas, tu primer obstáculo será aprender comunicarte con ellos. La atención al cliente implica ser cortés, directo y que tu comunicación sea efectiva para lograr acuerdos. No hay lugar para la exasperación o el sarcasmo, mucho menos cuando te enfrentes a un cliente verdaderamente difícil. Piénsalo de esta manera: el cliente es ahora tu jefe y tienes que tratarlo como tal. A una gran cantidad de clientes les gusta interactuar con profesionales independientes, así que debes entregar el trabajo en tiempo y forma para impresionarlos y mantener una relación de trabajo constante por mucho tiempo.
  • Saber venderse a sí mismo
    Puede que por tus conocimientos seas un gran diseñador web, tengas un don para contar historias o excelentes habilidades como programador, pero si no cuentas con una estrategia de marketing personal, nadie sabrá que estás abierto a nuevas oportunidades de trabajo. Todo buen freelance debe tener una sólida presencia en línea, desde cuentas en redes sociales (con un perfil profesional, por favor) a un sitio web personal y un portafolio digital. Tener una marca personal bien definida te ayudará fomentar tu imagen como profesional entre tus clientes actuales o potenciales.
  • Aprender a negociar
    Al ser freelance, los ingresos dependen directamente de tus tarifas y no hay bonos especiales como cuando trabajabas en una oficina. Para tener éxito, tienes que ser capaz de negociar tasas razonables de trabajo. No hay nada malo con empezar con tarifas bajas, siempre y cuando las vayas elevando de manera constante a medida que adquieras experiencia y reputación. En todo momento debes estar mejorando tus habilidades para merecer un mejor pago. 
  • Llevar un registro de todas las grandes ideas
    En algún momento dado, estarás trabajando en un buen número de proyectos con diferentes fases de ejecución. Hacer un seguimiento de todas las ideas e inspiraciones asociadas a cada una de ellas, son habilidades que demuestran una gran organización y de primer nivel para un profesional independiente. 
  • Comunicarse efectivamente
    Parece una obviedad, pero la comunicación efectiva construye una base para el éxito empresarial. Esto es aún más apremiante para los trabajadores independientes. El ir más allá para estar al tanto de la comunicación, puede ayudar a eliminar la distancia física entre el freelance y su cliente. Estar disponible a través de correo electrónico, por teléfono o en un video chat es una necesidad, pero se puede complementar con otras formas, como el compartir la pantalla de diferentes aplicaciones, para mostrarles a tus clientes una visión de trabajo más compleja y detallada.
  • Dar seguimiento, construir una red y hacer crecer un negocio independiente
    El terminar un proyecto y enviarle una factura a tu cliente, podría interpretarse como el fin de la relación de trabajo, pero no lo es. Se puede hacer un seguimiento con el cliente de una o dos semanas, después de que el proyecto ha sido entregado y pedirle su opinión. Si es positiva, solicítale una recomendación para mostrársela a clientes potenciales en tus redes sociales, como LinkedIn. También podrías pedir que te proporcionen un breve testimonio de su experiencia trabajando contigo, para publicarlo en tu sitio web o portafolio.

Etiquetado en:

,