¿Alguna vez te has preguntado si de verdad necesitas un VPS?

Si deseas actualizar tu hosting compartido o estás buscando una alternativa que sea más económica que un servidor dedicado, entonces un VPS (Virtual Private Server o Servidor Virtual Privado) es la opción que se ajustará a la perfección a tu presupuesto y necesidades.

Actualmente, tres de las principales soluciones de alojamiento web son el hosting compartido, los servidores virtuales y los servidores dedicados. Cada opción cuenta con diferentes “niveles”, una sobre otra. Por un lado, el hosting compartido es la opción ideal para comenzar con un sitio web por ser la más económica, pero cuenta con menos características especiales. En cambio, los servidores dedicados son muy seguros y completamente personalizables, pero son más costosos y difíciles de mantener. Por su parte, un servidor virtual privado es una solución que combina características de las dos primeras opciones, ya que al igual que un servidor compartido, se componen de varios usuarios, pero así como los servidores dedicados, cada ambiente VPS es completamente privado y personalizable.

A continuación, te presentamos un análisis de las principales diferencias entre un hosting compartido y un VPS.

Capacidades de Plataforma

Las cuentas de hosting compartido suelen estar configuradas con un panel de control, como cPanel o Plesk, donde sólo se podrá tener acceso al “nivel de usuario”. Aparte de FTP, el panel de control será el único método de administración del servidor y sus funciones estarán limitadas, en gran medida, por las disponibles en el panel de control.

Un servidor virtual privado, por el contrario, tiene esencialmente las mismas capacidades que un servidor dedicado. Aunque es posible instalar el cPanel u otro panel de control, el usuario de VPS tendrá control completo sobre el sistema a través de una “shell segura” o SSH. No hay ningún límite impuesto a un VPS más allá de los límites del hardware y cualquier VPS te permitirá crear “dominios ilimitados”, “usuarios ilimitados”, etc., hasta alcanzar la capacidad del CPU, RAM y el espacio en disco asignado a tu VPS.

Seguridad

La inseguridad puede ser un problema básico e innato de los entornos de hosting compartido. Dado que cada usuario ejecutará diferentes aplicaciones dentro del mismo sistema operativo, existe una gran posibilidad de que algún usuario explote el sistema y afecte negativamente a todos los demás usuarios alojados en el mismo servidor.

Un VPS, similar a un servidor dedicado, permanecerá casi completamente aislado de otros servidores virtuales. Cada VPS tiene su propio sistema operativo independiente y en algunos servidores virtuales, incluso su propio kernel. Esto permite a los usuarios de VPS personalizar sus propios firewalls y configuración de seguridad, de forma totalmente independiente de otros servidores virtuales que se ejecutan en el mismo host.

Opciones y Extensibilidad

Los proveedores de hosting compartido tienen un control completo sobre lo que estará disponible en su entorno de alojamiento y por lo general, las opciones son muy limitadas. Una configuración que es compatible con un host puede ser completamente inutilizable con otro, debido a los límites de capacidad de los usuarios para personalizar el software como servidores de correo, servidores web y MySQL. Tampoco se tendrá suerte si se requiere un sistema operativo (SO) o un software que tu host compartido no admita.

Por otro lado, dado que un VPS es un servidor dentro de otro servidor o “servidor virtual”, tendrás un control total sobre el entorno de tu servidor individual. Con la mayoría de los proveedores de VPS, puedes elegir entre diferentes sistemas operativos. Con cualquier host VPS, tendrás la capacidad de instalar cualquier software que necesites. Los hosts VPS no establecerán absolutamente ninguna restricción sobre lo que se puede instalar (excluyendo, por supuesto, las aplicaciones que son ilegales o que consumen gran cantidad de recursos).

Asignación de recursos

En un entorno de hosting compartido, todos los recursos de hardware se comparten entre todos los usuarios, con límites establecidos para la cantidad de ancho de banda, espacio en disco y otros recursos disponibles para cada usuario. Los recursos de los usuarios individuales no están separados de ninguna manera, ni el rendimiento del servidor puede ser monitoreado con efectividad por el usuario, por lo tanto, las deficiencias en el desempeño son muy notorias, aunque algunos proveedores lo sobre-vendan, prometiendo asignaciones de recursos “ilimitados”.

En un nodo VPS, a cada servidor virtual privado se le asigna una cantidad específica de espacio en disco, RAM y otros recursos del servidor. Aunque las diferentes técnicas de virtualización manejan esto de forma ligeramente diferente. Los recursos de VPS son básicamente equivalentes a las “secciones” reales del hardware físico en un servidor: una ranura de RAM reservada para un VPS, un núcleo de CPU reservado para un VPS, etc. Estos recursos dedicados, combinados con avanzadas herramientas de monitoreo, hacen que el hosting de servidores virtuales sea mucho más confiable que el hosting compartido.

Beneficios

Aunque el hosting compartido ofrece la comodidad de un panel de control sencillo y fácil de usar para la administración de servidores, el hosting de servidores virtuales ofrece un bienestar aún mayor: la capacidad de configurar un sistema personalizado que puede ser escalado sin problemas o reducido en cualquier momento. Debido a la naturaleza virtual del alojamiento VPS, donde múltiples “contenedores” coexisten en el mismo servidor, la administración de servidores virtuales es considerablemente más práctico para el usuario que el hosting dedicado y tiene muchas más opciones disponibles que el hosting compartido. Cuando un hosting compartido puede simplemente suspender a un usuario por un pico de tráfico alto o un aumento repentino en el uso de recursos, un hosting VPS puede expandir de manera transparente la asignación de recursos de un servidor virtual privado para ajustarse a una mayor demanda.

En el caso de nuestro Hosting VPS las características principales son:

  • Cada Servidor Virtual Privado funciona bajo su propio Sistema Operativo.
  • Puede ser reiniciado de manera independiente.
  • Ofrece un mejor desempeño en comparación con un plan hosting compartido.
  • Acceso a root, obteniendo control total.
  • Direcciones IP dedicadas.
  • Posibilidad de personalizar módulos, aplicaciones web, paquetes, etc…

servidor-virtual-vps

Si deseas más información consulta: Planes de VPS, Cloud VPS, Hosting VPS y Servidores Privados Virtuales